¿Sabes quién fue Ana Frank?

¿Sabes quién fue Ana Frank?




Nació el 12 de junio de 1929 en Fráncfort-Alemania, su nombre completo era Annelies Marie Frank, una chica de origen judía, hija de Otto Frank y Edith Hollander, su hermana mayor se llamaba Margot. Ana es recordada entre otras cosas por el famoso libro “el diario de Ana Frank”; donde se relata su historia en la época de la Alemania nazi y el sufrimiento que tuvo que pasar junto a su familia hasta el día de su muerte por sus orígenes judíos.

Conoce la vida de Ana Frank

En el año de 1942, para evitar su captura sus padres en compañía de unos amigos muy cercanos deciden irse a Ámsterdam; pues pensaron que ahí podrían continuar de alguna manera con una vida normal. Ese mismo año de cumpleaños su padre le regala un cuaderno del cual se había encariñado al verlo en una tienda; ella decide utilizarlo como diario, aquí como toda niña describe su día a día; lo que vive en su escuela, su barrio y así describe su vida en general, todo parecía completamente normal en su niñez; sin embargo a medida que pasan los días Ana empieza a escribir sobre el trato que le dan a las familias judías; relata los absurdos acontecimientos a los que se tienen que enfrentar sus familiares  y conocidos  bajo el régimen de Adolf Hitler. A medida que va creciendo escribe sobre sus sueños, sus metas, sus creencias, su ideología acerca del ser humano y su manera de ver el mundo; muy distinta a cualquier persona de su edad.

El achterhuis.

Poco tiempo después la situación se complica y tienen que literalmente esconderse en la que serían las instalaciones de una empresa ubicada en Ámsterdam; Ana lo llamaba el anexo secreto, para entrar al sitio la puerta se ocultaba tras una estantería. Este sitio lo llamaban “la achterhuis” que traducido al español seria “la casa de atrás” el acceso estaba detrás del patio de unas oficinas; contaba con un primer nivel donde había dos pequeñas habitaciones y un baño sobre el que se encontraba un par de habitaciones adosadas una espaciosa y las otras muy pequeñas desde la cual había acceso a un ático.

Solo 4 personas a parte de los que allí habitaban sabían del escondite de la familia, sus nombres eran Miep Gies, Elisabeth, Víctor y Johannes; estos los ayudaron a sobrevivir durante este tiempo, eran los únicos con quienes hablaban del exterior; los mantenían informados y les llevaban alimentos en la medida de lo posible, hecho que día a día se volvía más complicado pues estaban conscientes que toda persona que prestara ayuda a los judíos en aquel entonces era condenada a pena de muerte.

Un tiempo después fueron llegando más personas amigos de la familia al escondite que corrían la misma situación que ellos; hecho que en un principio fue bueno

porque así tenían con quien entretenerse en esos días que era como estar en una prisión; sin embargo, todo se complicaba cada día por el hecho de tener que compartir todo y el pequeño espacio que había para tantas personas.

Agosto de 1944, el fin del escondite.

Transcurridos varios meses, en agosto de 1944 un equipo del partido nazi descubrió el escondite secreto; los ocupantes de la vivienda son trasladados en camiones a un campo de concentración transitorio;  Víctor y Johannes dos de las personas que sabían de ese lugar son arrestados, luego de ser obligados a realizar trabajos forzosos lograron salir con vida de la guerra;  sin embargo, Miep Gies queda en libertad, quien se encargó de guardar las pertenencias de la familia, incluyendo ahí el diario de Ana; el arresto de estas personas ha sido un misterio, se cuenta que su paradero fue conocido a través de una de las 4 personas que les ayudaban a mantener comunicación con el exterior; otras personas relatan que fue un hecho de simple casualidad.

Al mes siguiente fueron trasladados al campo de concentración en Auschwitz, los niños menores de 15 años eran llevados directamente a cámaras de gas para su muerte inmediata; por casualidad para Ana, ella acababa de cumplir sus 15 años y no fue llevada a las cámaras. Ana al igual que las demás mujeres fueron obligadas a permanecer desnudas varias horas para “desinfectarlas” le cortaron el cabello; le tatuaron un número de identificación. En este sitio fue obligada a trabajar forzosamente y en poco tiempo contrajo una enfermedad; pues en las condiciones que se encontraban las personas en este sitio, era muy fácil contraer cualquier tipo de enfermedad.

Tiempo después las mujeres son reubicadas separando a Ana de su madre, aunque todavía permanecía en compañía de su hermana Margot, en este lapso de tiempo Ana compartió con un par de amigas que fueron Hanneli y Nanette; ambas por suerte lograron sobrevivir la guerra.

 

Febrero de 1945.

En febrero de 1945, Ana contrae una enfermedad llamada Tifus, esta enfermedad acabo con la vida de unos 17.000 judíos; su hermana Margot quien estaba en condiciones deplorables se cayó de su litera mientras dormía y el golpe acabo con su vida inmediatamente. Pocos días después de la muerte de su hermana Ana fallece a causa de su enfermedad. Un hecho verdaderamente lamentable, al igual que el de todos los prisioneros del régimen de Hitler.

Un par de meses después de la muerte de Ana el campo de concentración es liberado; sus amigas lograron salir con vida y del grupo que estuvo viviendo en el anexo secreto solo su padre logro salir con vida. Ana daba por muerto a su padre desde el momento cuando lo apresaron.

 

El diario de Ana Frank.

Tiempo después cuando se confirma la muerte de toda su familia, Otto Frank, el padre de Ana decid publicar su diario; cumpliendo de alguna manera su sueño de ser escritora; el mismo padre se sorprendió al leer los relatos tan profundos que escribía Ana.

Los escritos de Ana fueron considerados como unos de los más conmovedores relatos de la guerra; que describía no solo su vida sino la de miles de mujeres que atravesaban esta horrorosa situación, sus palabras llegan a remover los más profundos sentimientos; se ha convertido en un símbolo del holocausto. Por otro lado, hay quienes dicen que el diario en realidad no lo escribió Ana Frank sino fue escrito por alguien más en honor a esta chica, hecho que para muchas personas queda en duda.

El padre de Ana murió en el año 1980 y el diario fue dado al instituto de documentación de la guerra. Antes de morir, Otto para impedir la demolición del apartamento donde se ocultaba junto a su familia y amigos creó una fundación en honor a Ana Frank; Cuya principal función seria integrar a jóvenes de todas las razas y culturas, para así de algún modo fomentar el crecimiento socio-cultural. Este lugar se ha convertido en unos de los sitios turísticos más visitados de los países bajos; aun se pueden observar algunas cosas originales de la familia, se puede recorrer todo el sitio que por mucho tiempo fue el hogar de Ana Frank.