Saltar al contenido
Hilos de historia

Adolf Hitler, Resumen de su Vida.

Hay mucho que decir sobre este personaje, básicamente el actor principal durante la segunda guerra mundial. Una persona con una visión particular sobre el mundo y con pensamientos que incluso hoy aterrorizan a cualquiera. Sin embargo, su vida resulta muy interesante, casi tanto como una buena trilogía de películas. En este blog compartiremos la vida de Adolf Hitler, tanto por el gran peso que tiene en la historia de la humanidad como por lo curiosa que fue. Y comenzaremos con un resumen, aunque no lo parezca, para luego adentrarnos en cada una de sus facetas o etapas.

El joven Adolf Hitler

Hitler de joven

Uno de los hombres más conocidos de la historia desde la primera guerra mundial sobre todo por su movimiento revolucionario “NAZI” su lema era ejercer una hegemonía en todo el continente europeo donde Alemania sea la líder; fue un líder político, militar y entre otras cosas escritor y pintor. Proveniente de una familia de clase media, nació en Austria-Hungría, no muy lejos de la frontera con Alemania en abril de 1889, hijo de Alois Hitler y Klara Pòlzl.

Se sabe que de pequeño el padre de Hitler le azotaba constantemente, siempre tenían discusiones por las malas calificaciones en la secundaria, incluso llegando al punto que a sus 16 años abandonara sus estudios, aunque la primaria siempre tuvo excelentes calificaciones. Tenía muchos conflictos familiares por el hecho de no querer seguir las órdenes de su padre y convertirse en un profesional de aduanas, ya que a Hitler le llamaba la atención ser pintor.

Durante su juventud, Hitler decía que atravesaba los mejores años de su vida por lo que tenía que aprovecharlos al máximo, tanto es así que no se preocupó por terminar sus estudios ni conseguir un trabajo, sin embargo, se empeñaba cada día más en el arte, la pintura y el mundo de la arquitectura, también era un buen lector, le gustaba leer sobre historia y política, lo que lo hacía un fanático nacionalista y empieza a odiar de alguna manera la diversidad étnica en la que vivía rodeado en el imperio Austro-húngaro.

Viaje a Viena.

1907 es cuando  Hitler va a Viena y presenta la prueba de admisión en la academia de bellas artes, sin tener éxito alguno, el año siguiente lo intenta por segunda vez, pero no logra ser admitido, ser rechazado 2 veces lo decepciona mucho. El mes de diciembre de 1908 muere su madre por lo que decide mudarse definitivamente a Viena. Los primeros años fueron los más duros pues se enfrenta a la realidad de no tener empleo, lo corren del apartamento donde se alojaba puesto que su economía era crítica, incluso se dice que llegó a vivir entre los indigentes por un tiempo.

Con el paso del tiempo empieza a ganar algo de dinero pintando cuadros y consigue algo de estabilidad económica. En esta época  empieza a tener una filosofía poco común, basada en el antisemitismo, pues decía que Viena era una ciudad con muchas razas lo que le parecía repugnante.

Viena 1900 -  Hittler
Viena 1900

La excusa de Adolf Hittler, “Múnich”

Para mayo de 1913 viaja a Múnich con la excusa de inscribirse en una academia de artes, pero la verdadera razón por la que se fue, era eludir el deber que tenía de prestar el servicio militar obligatorio, Pues a Hitler le parecía absurdo tener que servir al lado de esclavos y judíos. Sin embargo, al año siguiente fue reportado como desertor y fue obligado a volver a Austria para prestar el servicio, increíblemente el resultado de los exámenes lo dio como no apto para prestar el servicio.

En 1914 empieza la primera guerra mundial y se ofrece voluntario en el ejército alemán, lo que le generó gran entusiasmo porque decía que esta iba a ser la oportunidad de cambiar su vida.

Durante la guerra, Adolf Hitler se desempeñó de buena manera por tal motivo fue condecorado un par de veces, recibiendo la cruz de hierro. Al principio sus funciones eran de mensajero, volviéndose  cada día más útil para su compañía, lo que conllevo a convertirse en Cabo por su valentía, no pasó de ese rango pues era considerado un mal líder y no estaba preparado para dirigir en el ejército.

Hitler en el ejército.

Era reconocido entre sus compañeros por su rotundo acuerdo con la guerra, no desobedecer ninguna orden de sus superiores y no cuestionaba el porqué de las cosas, simplemente estaba de acuerdo, era considerado un soldado ejemplar. No le gustaba reunirse con sus compañeros mientras hablaban de mujeres, familias o de sus mismos superiores. Incluso nunca recibió una carta de algún familiar o amigo.

Adolf Hitler Joven

Hitler quedó atrapado en un tanque de gases tóxicos en 1918, cuando la guerra estaba por culminar  por lo que fue internado en un hospital y durante algún tiempo padeció de ceguera a causa de estos gases, sin embargo, pero se dice que esta ceguera fue provocada más bien por el ataque de histeria que tuvo cuando se enteró de la derrota en la guerra.

Este hecho lo dejó derrotado moralmente una vez más y declaró que era culpa de la ineptitud y la poca ayuda que ofrecieron los judíos. Al terminar la guerra con la firma del tratado de Versalles, Hitler se sintió muy abrumado y decía que eso era una humillación a Alemania, esta fue una de las razones que llevó a Hitler a hacer fuertes reclamaciones durante su mandato.

Cuando terminó la primera Guerra Mundial.

A pesar de las desmovilizaciones que se tenían que hacer, Adolf Hitler logró mantenerse en el ejército unos años más, siendo siempre neutral, se destacó en todo momento como militar lo que le dio paso a convertirse en espía militar para investigar a soldados que ayudaron y tenían tratos con la unión soviética y a todo grupo socialista que se estuviese formando en Alemania. Por otro lado, dictaba cursos sobre cómo erradicar los “pensamientos peligrosos” basados en el socialismo, pacifismo y la democracia.

Estas actividades hicieron que Hitler poco a poco se fuera adentrando en el mundo de la política y rodeándose de personas de altos mandos políticos y militares. Es así como un día lo envían a investigar a un pequeño grupo quienes acababan de formar un nuevo partido llamado “Partido Obrero Alemán” sus siglas “DAP”.

Adolf Hitler en el “DAP” y el “NSDAP”

En un principio se pensaban que eran socialistas por lo que enviaron a Hitler como espía, luego que se dio cuenta que eran nacionalista con sus mismos ideales y empezó a dar discursos de tan gran carisma y elocuencia que dejaba atónito a sus oyentes tanto es así que no tardaron mucho en invitarlo a formar parte del partido político.

El partido fue expandiéndose, Hitler abandonó el ejército y se dedicó completamente al partido. Al cabo de unos años el partido cambia de nombre a Partido Nacionalista Obrero Alemán “NSDAP”. Adolf Hitler organizó a grupos profesionales de guerra para mantener el orden; también para mantener el partido alejado de personas que no estuviesen de acuerdo con el régimen. Sin embargo, a medida que pasaban los días estos grupos no solo buscaban mantener el orden sino que también se enfrentaban de forma violenta con los Judíos hasta el punto en que esa era su misión principal.

Encarcelamiento de Adolf Hitler.

En el año 1921 Adolf Hitler fue a la cárcel durante tres meses acusado de perpetrar una golpiza a unos federalistas, cuando estaba en libertad se convirtió rápidamente en uno de los líderes del partido y en su primer discurso al salir de la cárcel dijo que evitaría a toda costa evitar distracciones de los objetivos del partido, incluso utilizando la fuerza para acabar con todos los grupos que pudieran distraer a sus compatriotas.

Esta actitud de dictador fue alejando poco a poco a los compañeros del partido por lo que en un viaje que realizo Hitler, estos deciden dividir el partido dejándolo de lado y sin apoyo, sin embargo, Hitler se enteró de la jugada y colocó una demanda contra el presidente del partido, demanda que fue aceptada y lo que causó que automáticamente Hitler se convirtiera en el presidente del partido que dominaría más adelante en la Alemania Nazi.

Luego de varios disturbios provocados por intentos de golpes de estado fallidos, fue a la cárcel nuevamente condenado a 5 años de prisión, de los cuales solo cumpliría 9 meses por una amnistía para liberar a los presos políticos, durante el tiempo que estuvo en prisión escribió su primer libro llamado “Mein Kampf” traducido al español como “Mi lucha” donde narra sobre su vida y sobre su ideología nacionalista.

La depresión alemana.

Llegó el tiempo de la gran depresión alemana, Adolf Hitler pensó que esta sería su oportunidad para ganarse la simpatía de la gente por lo que decide realizar un discurso donde recalca que Alemania necesitaba encontrar un rumbo para salir del mal momento que estaba pasando, prometía a las personas eliminar sanciones impuestas en el tratado de Versalles, generar empleos, combatir a los corruptos, entre otras cosas.

El ascenso al poder de Hitler.

Adolf Hitler

En el año 1932, tras el desacuerdo que había entre los políticos de la época por las distintas dificultades por las que atravesaba Alemania; Hitler se convierte en ciudadano alemán y toma la delantera como candidato a la presidencia; sin embargo no logró obtener ningún poder en ese entonces, pues la estrategia que tenían sus opositores eran bastante fuertes para dividir el partido Nazi.

Pero al año siguiente tras acuerdos y reuniones Hitler fue nombrado canciller de Alemania; respaldado por políticos conservadores quienes pensaban que era alguien a quien podían dominar de acuerdo a sus intereses. Pero sucedió todo lo contrario.

Con mucha astucia poco a poco Hitler fue apoderándose de los cargos más relevantes en el gobierno alemán; ganando más poder hasta llegar al punto donde fue capaz de disolver los grupos políticos opositores a su causa; quedando como partido único el “partido Nazi” liderado por Hitler. Curiosamente no hubo quien se opusiera a esta decisión; pues sabían que se jugaban su propia vida al momento de revelarse en contra del partido.

Las primeras medidas.

En 1933 Hitler empezó a tomar las primeras medidas en contra de los judíos; también con las demás personas que no estaban de acuerdo con su política; empezó por embargar bienes y negocios de todos los judíos basándose en que Inglaterra y EEUU fueron los culpables de esas decisiones. incluso los bienes de Albert Einstein fueron embargados por una supuesta conspiración que se estaría tramando a favor de los comunistas y los estadounidenses.

Tomó otras medidas como limitar la cantidad de judíos que podían entrar a las universidades; además no podían optar a un cargo en la política. Para este momento las hazañas que hacía Hitler no parecían ser tan drásticas; ya que se respalda en cualquier ley absurda para llevar a cabo sus planes; por lo que no era suficiente evidencia para quitarlo del poder como canciller.

Al mando supremo del estado.

Adolf Hitler y el ejercito nazi
Ejército Nazi

En agosto de 1934 muere el presidente de Alemania; Hitler aprovechó este momento para situarse en el cargo como presidente. Para ese momento eliminó de su partido a todo aquel que se sentía dudoso con sus planes como presidente.

Sobre su primera orden como mandatario fue crear y acondicionar lo que serían los campos de concentración; aprovechando la mano obrera desocupada que había en aquel momento en todo el país. Es aquí donde empieza la muy lamentable época conocida a nivel mundial como “Holocausto”. Donde sus primeras víctimas oficiales sería sus oponentes políticos que no tuvieron tiempo de abandonar el país; siguiendo con los judíos, testigos de Jehová, homosexuales, personas discapacitadas, gitanos, comunistas, entre otros.

Adolf Hitler se proclama el salvador.

Hitler se hacía llamar el salvador de Alemania pues decía; que era él quien acabaría con los comunistas y con todos aquellos líderes que habían hecho de Alemania un infierno por la firma del tratado de Versalles. durante su mandato la tasa de desempleo bajó considerablemente; pues ofreció miles de puestos de trabajo para la construcción de armamentos, autopistas, ferrocarriles, represas; también aumentó 10 veces más el ejército alemán, las fuerzas aéreas y la marina.

Por otro lado, daba bonificaciones a las mujeres que tenían más de cuatro hijos; pues decía que el mundo para una mujer se reducía a su esposo, su casa y sus hijos. Estos sucesos hicieron que mejorara el nivel de vida para las familias por lo que pensaban que Hitler de verdad tenía el valor para sacar al país adelante.

Olimpiadas en la nueva Alemania de Adolf Hitler.

olimpiadas de Berlin 1936, Wikipedia
olimpiadas berlin 1936

Para el año 1936 se realizaron en Berlín los juegos olímpicos, Hitler quería que el mundo viera la nueva Alemania. Siendo una gran potencia superior a otros países como Estados Unidos, Rusia e Inglaterra; gracias a la raza “Aria alemana”. En esta misma época contribuyó a la creación de un automóvil; que fuera práctico para el día a día de la población lo que es hoy en día la marca “Volkswagen”.

Mermando el poder del tratado de Versalles.

Hitler rompió con todas las reglas impuestas en el tratado de Versalles; decía que solo quería una Alemania próspera en paz con los demás países. Sin embargo, Inglaterra no confiaba en sus intenciones mientras que Francia e Italia sí. Poco a poco esos países tras discusiones fueron quebrantando su unidad lo que le favorecía a Hitler; pues cada día el tratado de Versalles se veía más frágil de romper o inhabilitar.

Tratado de Versalles
Tratado de Versalles

En este mismo año se desarrolla la guerra civil española; Alemania ofrece su ayuda al dictador Francisco Franco. Esta estrategia de ayudar a España convenía a Hitler; pues así comprueba que tan entrenado estaba su ejército y cuan efectivo era el armamento que poseía Alemania. Tras salir victoriosa la ayuda patrocinada por Alemania, Italia que en ese entonces estaba liderada por Mussolini ofrece un pacto Roma-Berlín; más conocido como “el eje” y en consecuencia se firmó un acuerdo entre Alemania y Japón para mantener unidad con esta nación. Tiempo después se le sumaron Hungría y Bulgaria.

Los movimientos de Hitler

Hitler poco a poco fue extendiendo al ejército alemán a sus alrededores para presionar a sus dirigentes en su causa. Le fue fácil apoderarse de Checoslovaquia y de sus linderos. En ese mismo periodo decide firmar un acuerdo bajo la mesa con la unión soviética donde se beneficiaban ambas partes; su primera ganancia estaría dada luego de invadir Polonia. Es por esto que el ejército alemán invade una parte de Polonia. Esta acción motiva a Francia e Inglaterra a declararle la guerra a Alemania y seguidamente la unión soviética termina de invadir la otra parte de Polonia. Hitler aprovecha e invade varios países como Noruega, Dinamarca, Bélgica, entre otros; por último ataca a Francia que en 1940 termina por rendirse ante Alemania.

Adolf Hittler y su popularidad en la guerra.

Popularidad de Adolf Hittler
1933: Adolf Hitler (1889 – 1945) (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

Sus constantes victorias en batallas hacen que cada día tenga más aliados, entre los que destaca Italia. Hitler aprovecha su momento dominante para hacer “cumplir su promesa” de vengar a Alemania y ser la mayor potencia Mundial. Así que ataca a la unión soviética rompiendo el pacto “secreto” que tenían. Pese al mal clima que había en esos días en Rusia insistió en el dificultoso ataque.

Después del ataque a Pearl Harbor por parte de Japón, se declara oficialmente en guerra frente a las tres grandes potencias, Estados Unidos, La unión soviética y El imperio británico.

La derrota de Hitler.

Es en este punto cuando empieza la decadencia del poder de Hitler. Pues ya el pueblo alemán no lo apoya porque sus oponentes eran demasiado fuertes. Alemania fue bombardeada como nunca antes, tanto así que Hitler vivía casi siempre en un bunker. Había perdido más del 60% de sus hombres y armamento. Estaba completamente debilitado y la presión por parte de los opositores a su causa dentro de su gobierno eran ineludibles.

El último discurso dado por Hitler se refirió a la teoría genética del Darwinismo; refiriéndose a los alemanes como la raza dominante, pero en caso de llegar a perder la guerra sería porque esa raza no tenía el “valor suficiente”; entonces se habría equivocado y por lo cual no sentiría ni la más mínima compasión en caso de su destrucción.

En abril del año 1945 Hitler contrajo matrimonio en el bunker de la cancillería con Eva Braun. Esa misma noche crea un testamento personal donde deja todos sus bienes a sus súbditos leales y al partido Nazi. También deja un testamento político donde reestructura los organismos que lo sucederían en el poder después de su muerte.

El final de un líder debilitado, cae Adolf Hittler.

Al día siguiente Hitler ofreció una comida como despedida, mandó a matar a sus perros, dos con tiros y la otra envenenada. Luego del almuerzo y de dar algunas palabras Hitler y su esposa se encerraron en su estudio por última vez. Sus allegados quienes estaban conscientes del suicidio esperaron pacientemente hasta no escuchar ningún sonido para abrir la puerta. Consiguieron adentro los dos cuerpos sin vida, sus cadáveres fueron quemados en el jardín fuera del bunker.

Sin embargo, hay grandes sudas sobre la veracidad de esta parte de la historia ya que en ese momento había cuerpos incinerados por todas partes. Por tal motivo los cuerpos podrían ser de cualquier persona.