Mayo de 1982, hundimiento del HMS Coventry.

Mayo de 1982, hundimiento del HMS Coventry.



Era un destructor de la Marina Real Británica. Entró en servicio el 20 de octubre del año 1978 y salió forzosamente del servicio el 25 de mayo de 1982 cuando pilotos argentinos lo hundieron en la guerra de las Malvinas.

 

¿Te interesa la historia de este destructor? Te la comienzo a contar a partir de ahora.

La función principal de esta nave era proporcionar en primer lugar, defensa antiaérea y en segundo lugar protección contra submarinos. El HMS Coventry era un destructor de tipo 42 equipado con misiles antiaéreos “SEA DART” con los cuales se atribuye; 3 aeronaves derribadas durante la guerra de las Malvinas.

En la guerra de las Malvinas el HMS Coventry derribó un helicóptero Aerospatiale Puma usando un misil Sea Dart; siendo este su primer derribo en la guerra, murieron todos los tripulantes del helicóptero.

12 de mayo durante un combate el HMS Glasgow fue atravesado por una bomba que no explotó y tuvo que regresar a Inglaterra. De esta forma el HMS Coventry quedó solo en la zona a la espera de otras naves que fuesen a acompañarlo.

 

La estrategia del con el Coventry.

Por parte de los ingleses envían al HMS Coventry junto a la fragata HMS Broadsword a posicionarse en el estrecho de San Carlos (Falkland Sound). Con el objeto de atraer el fuego de los ataques aéreos argentinos lejos de la flota de invasión que estaba en la Bahía San Carlos.

En la ubicación que tenían el Coventry y el Broadsword perdían eficiencia los misiles Set Dart, por la proximidad de las naves a tierra. En un principio la trampa funciono a la perfección incluso derribaron al FAA A-4B Skyhawk C-244 también el C-304.

 

Queda al descubierto la trampa.

En poco tiempo aparecieron 2 parejas de aviones A-4 Skyhawks de la Fuerza Aérea Argentina; estos aviones venían de la Argentina continental cargados cada uno con 3 bombas de 1000 libras. Los argentinos volaron a muy poca altura para evitar ser detectados por el radar de los barcos; la fragata HMS Broadsword intentó derribar a la primera pareja que se acercaba, al intentar fijarlos el sistema de los misiles Sea Wolf, cayó, y no lograron ponerlo nuevamente en marcha antes del impacto de las bombas.

La primer pareja cargó contra el HMS Broadsword consiguiendo un impacto en la pista de aterrizaje con una bomba que impactó en el mar y rebotó hasta caer en la pista; consiguieron así el helicóptero de la fragata. Aunque esta bomba no explotó.

El Coventry usando armas ligeras informó haber alcanzado al segundo caza argentino de la primera pareja en atacar. Según informes de la fuerza aérea argentina el segundo caza pilotado por el capitán Carlos Alfredo Rinke; llego a tierra firme con una pieza de metralla bajo el ala derecha.

 

Contra el HMS Coventry.

La segunda pareja se acercó a ras del agua, el HMS Coventry no consiguió fijar el blanco; así que lanzó un Sea Dart con el objetivo de distraerlos o disuadirlos del ataque. Claramente con ningún éxito. En este momento el sistema Sea Wolf de la HMS Broadsword estaba nuevamente en operativo; así que se disponían a responder el ataque de la segunda pareja.

Por otro lado, el HMS Coventry en un intento de reducir su perfil con respecto a los cazas argentinos comenzó a virar rápidamente; maniobra que impidió que el Broadsword lanzará sus misiles ya que el Coventry se interponía entre la fragata y los cazas.

El Coventry hizo lo que pudo para defenderse disparando su cañón de 4,5” y las armas ligeras, contra los aviones atacantes. Finalmente fue impactado a babor por 2 bombas, debajo de la línea de flotación. Una de las bombas exploto dentro de la sala de computadoras, alcanzando también la sala de operaciones. La segunda explotó en el motor delantero por debajo del comedor destruyendo también la estación de primeros auxilios.

Comenzó a escorarse de inmediato, en palabras mortales, a volcarse sobre uno de sus lados. El HMS Coventry se vio comprometido también porque la barrera contra fuegos que protegía los motores fue seriamente dañada y el fuego se propagó rápidamente por todo el barco.



El saldo del HMS Coventry

En tan solo 20 minutos este destructor ya había sido completamente abandonado, en el ataque murieron 19 marinos y otros 30 resultaron heridos. En ese tiempo el barco ya estaba completamente escorado.

A pesar de los logros alcanzados con esta nave y los riesgos tomados ninguno de los sobrevivientes recibieron condecoración alguna.

 

El brío argentino.

En este ataque los argentinos tuvieron oportunidad de demostrar su capacidad estratégica, coraje y valía en combate ya que las defensas de estos buques fueron diseñadas para defensa antiaérea y los argentinos hicieron uso de la ubicación de las naves, las debilidades de sus sistemas y más importante aún usaron bombas de caída libre con mucho éxito.